Background

Nadie es perfecto

Tras las palizas sufridas el domingo por Arizona y Cincinnati, resulta más evidente que la perfección constituye una misión imposible en la NFL.


Desde luego, todos recuerdan lo ocurrido en 2007, cuando los Patriotas ganaron los 17 partidos de la temporada regular y sólo se vieron impedidos de conquistar el Super Bowl por una atrapada milagrosa por parte de un receptor casi desconocido de los Gigantes.

Pero la situación ha cambiado enormemente desde entonces, y hay muchos equipos competitivos en la NFL actual.

Ésta podría ser una de esas campañas en que conseguir 12 triunfos representara toda una proeza. Lo más probable es que los campeones de división tengan marcas mucho más cercanas a .500 que a las 16 victorias, las 17 son ya imposibles.

Tal situación resulta evidente nada menos que para Tom Brady, una autoridad en la materia.

“En el futbol (americano) no puedes terminar invicto cada año”, dijo Brady, después de que condujo a los Patriotas a la victoria aplastante sobre los Bengalíes. “Tratamos de construir algo con lo que no puedan competir los demás”.

Los entrenadores, gerentes generales, jugadores y casi todos los involucrados en cualquier deporte de conjunto en Estados Unidos pueden decir lo mismo. La idea principal consiste en mostrar apenas la calidad suficiente para avanzar a la postemporada, donde sí debe buscarse la perfección.

Hay muchos ejemplos de equipos que han alcanzado niveles insospechados en los playoffs durante los años recientes, incluidos aquellos Gigantes que rompieron el invicto de los Patriotas y se coronaron tras la campaña de 2007. Nueva York avanzó a la postemporada con el boleto de comodín y luego ganó tres duelos de playoffs como visitante.

Green Bay siguió el mismo camino tres años después. Pittsburgh lo había conseguido en 2005.

Desde 2010, no ocurría que la NFL se quedara sin equipos invictos en la quinta semana.

Es muy difícil cerrar la campaña regular invicto o con una sola derrota. El último equipo que ganó el Super Bowl tras caer sólo una vez en la campaña regular fue Chicago, tras la temporada de 1985.

¿Por qué se dificulta tanto?

— Los clichés.- En el futbol americano es más cierta la frase de “cualquiera le puede ganar a cualquiera”. Los niveles de talento de muchos equipos son bastante parecidos.

— El clima.- Durante el invierno, se vuelven más importantes las sedes de cada partido. Equipos con calidad pero acostumbrados a jugar bajo techo pueden sufrir lo indecible visitando Chicago, Buffalo o Cleveland en noviembre y diciembre.

— Equipos incómodos.- Un rival como los Broncos luce como una pesadilla para cualquiera. Pero los Cargadores los derrotaron en 2013, pese a que Peyton Manning y Denver terminaron avanzando al Super Bowl.

— Adversarios desconocidos.- El calendario rotatorio de la NFL implica que pasan cuatro años sin que cierto equipo de la Conferencia Nacional se mida a otro conjunto particular de la Americana. Los entrenadores detestan enfrentar a rivales desconocidos. Los Halcones Marinos actuales no se asemejan en nada a los de 2010, los Raiders, sin un solo triunfo, no han cambiado mucho.

— Complacencia.- Si un equipo –aunque marche invicto– gana su división o su conferencia, será inevitable que se relaje un poco en los últimos partidos de la temporada regular. 

Fuente: http://diario.mx | Associated Press

Categories: , Share

Leave a Reply