Background

Museo Olímpico del COM cumple 20 años

A 20 años de su creación, el Museo Olímpico del Comité Olímpico Mexicano (COM) sigue como un recinto que guarda las hazañas que los atletas nacionales han marcado en la historia del deporte y esto gracias al dirigente Mario Vázquez Raña, quien tuvo el sueño de hacer perdurar los logros de los deportistas.

  
 
 
Fue el 4 de agosto de 1994 cuando Vázquez Raña, entonces presidente del COM, inauguró este recinto en donde se tuvieron los primeros trofeos de personajes que fueron inmortalizados en diversas contiendas internacionales, desde Copas del Mundo, Juegos Centroamericanos, Panamericanos y Olímpicos.

Como invitado de honor estuvo el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, quien cortó el listón para dar paso a un lugar en el cual se pudiera apreciar y guardar todo el esfuerzo que hacen los mexicanos en las lides mundiales y dejarlos en un lugar para recordar.

A decir de atletas que dejado huella en el deporte mexicano, como el medallista olímpico Carlos Mercenario, fue una idea positiva tener un lugar como el museo para que las nuevas generaciones pudieran conocer a los que hicieron historia y, desde luego, aprender de los deportes.

Y es que recorrer las entrañas del Museo Olímpico es regresar al pasado. Por las extensas vitrinas se pueden apreciar diversos objetos que utilizaron competidores como los medallistas olímpicos en ciclismo, Manuel Youshimatz, o el clavadista y ahora director de la Conade, Jesús Mena.

El calzoncillo de Raúl González, aquel marchista que se hizo de dos preseas olímpicas, se queda intacto sobre la vitrina. A un lado está el casco de cuero de Youshimatz, con el que pasó a la historia del ciclismo en el país. Y también una fotografía donde aparecen Hugo Sánchez, Víctor Rangel y Joaquín Badillo, con motivo de los Panamericanos de 1975.

Carlos Padilla Becerra, actual presidente del COM, dice que el Museo Olímpico es una memoria del deporte en México, donde no sólo hay piezas valiosas, sino una serie de objetos que en alguna ocasión utilizaron los atletas que han hecho historia.

Y por los pasillos del inmueble se asoma aquella antorcha que abrazó la vallista Enriqueta Basilio en su ascenso a la escalinata del Estadio Olímpico para encender el pebetero de México 68. Momentos de recuerdos que transportan al pasado en busca de momentos gloriosos.

Una colección de relojes conmemorativos a las citas olímpicas marcan el tiempo de aquellos juegos en los que México ascendió al podio con Fernando Platas, en clavados en Sydney 2000, o Belem Guerrero (ciclismo) y Ana Guevara (atletismo) en Atenas 2004.

Retratos de los 97 medallistas olímpicos envuelven la escena. El rostro del nadador Felipe "Tibio" Muñoz, quien cimbró al país con la medalla de oro en México 68, hasta el de la halterista Soraya Jiménez, quien hizo historia al ser la primer mujer con título olímpico en Sydney 2000, se muestran al paso de la historia.

Además, el Mueso Olímpico guarda un acervo cultural en libros, revistas y diarios en donde ha quedado plasmada la historia de los atletas y del deporte olímpico mexicano.

Placas de reconocimiento a México de los gobiernos de Tailandia, Grecia y Rusia, entre otros, penden de la pared como muestra de gratitud por la vasta historia que tiene el país. Las medallas olímpicas están inmóviles en espera de contar lo hecho por sus dueños, como la del boxeador Joaquín Rocha, entre otros más.

A 20 años de su creación, el Museo Olímpico se mantiene vivo en historia, en espera de más hazañas de los atletas mexicanos que han trascendido en las lides mundiales ante los mejores del mundo. 
 
Fuente: Notimex | Esto

Categories: Share

Leave a Reply